El descanso también es parte del entrenamiento

Parece que cuando nos hacemos un plan de entrenamientos para adelgazar, para estar en forma, o para cumplir un objetivo como, por ejemplo, correr un maratón, sólo nos centramos en los entrenamientos y como mucho en los estiramientos posteriores y la dieta. Pero, ¿qué hay del descanso?

El descanso debe considerarse tan importante como el entrenamiento en sí que hagamos, porque permite que nuestro cuerpo se recupere del esfuerzo realizado y esté preparado para seguir rindiendo a un nivel óptimo.

Si no descansamos, y sobre todo si no dormimos lo suficiente, corremos el riesgo de sentir un debilitamiento permanente (sobreentrenamiento) e incluso de provocarnos daños en los tejidos, y esto dará al traste con nuestro plan. Así que tan importante como planificar los días que vamos a entrenar es planificar cuándo no vamos a salir.

En el caso de los corredores, se recomienda como mínimo descansar un día a la semana, siendo aconsejable realizar tiradas a intensidad baja para ayudar a la recuperación activa del organismo. No podemos ni debemos entrenar siempre al máximo, y lo ideal es espaciar los entrenamientos más duros para que no los hagamos en días consecutivos.

gimnasia

No debemos cometer el error de improvisar, y de añadir un día más de entrenamiento porque nos hemos pegado un homenaje en el restaurante. El siguiente día que toque intentaremos hacer un entrenamiento de calidad para compensar los excesos y así no pondremos en peligro nuestro objetivo.

Por otra parte, debemos dormir las horas necesarias (entre 7 y 8) porque así reduciremos el estrés y aumentaremos la producción de testosterona, estaremos de mejor humor y nuestro músculos descansarán lo suficiente.

Responder